Notas de Interés

La enfermedad renal crónica 13 de feb de 2018

La enfermedad renal crónica

Cuando se sufre enfermedad renal, los riñones empiezan a dejar de funcionar de manera progresiva, hasta que no son capaces de realizar funciones importantes que nos mantienen sanos. La enfermedad renal o insuficiencia renal no es reversible. Sin embargo, si detectamos una pérdida de la función renal con la suficiente antelación, se pueden tomar medidas preventivas con las que ralentizar la progresión de la enfermedad.

Además, en algunos casos, se puede evitar incluso la necesidad de someterse a tratamiento de sustitución renal.

Convivir con la enfermedad renal es posible. Estamos aquí para apoyarle. No obstante, como paciente, debe recordar que usted también desempeña un papel importante al respecto. Es muy importante su participación activa, mucho más importante que lo que normalmente se espera de los pacientes que no sufren insuficiencia renal.

¿Qué hacen los riñones?

Sus dos riñones trabajan más de lo que usted cree. Los riñones eliminan del cuerpo el exceso de agua y los productos de desecho 24 horas al día y lo hacen a través de la orina

Además del trabajo de «eliminación» y «limpieza», los riñones desempeñan otras funciones  importantes:

Regulan los electrolitos, como la concentración de potasio y sodio (sal) presente en el organismo.

Producen hormonas para:

Controlar la tensión arterial

Producir glóbulos rojos

Mantener fuertes los huesos

¿Qué ocurre cuando los riñones fallan?

Cuando los riñones empiezan a fallar, no pueden realizar todas sus funciones importantes: 

El exceso de agua corporal y los productos de desecho se acumulan en la sangre. Esta patología recibe el nombre de uremia.

Como consecuencia de la acumulación de agua y productos de desecho y a la disminución de la producción de ciertas hormonas, es posible que empiece a sentirse enfermo.

Existen diferentes opciones terapéuticas de sustitución renal para hacer el trabajo que los riñones hacían hasta ahora

¿Quién tiene más riesgo de padecer insuficiencia renal?

Son muchos los factores que aumentan la probabilidad de padecer de insuficiencia renal crónica. Entre ellos figuran:

La diabetes

Antecedentes familiares de enfermedad renal

La hipertensión arterial

El aumento de edad (más de 50 años)

La obesidad

El consumo de tabaco

La detección precoz de la enfermedad renal es muy importante. Por ello, debería pedir a su médico que compruebe si debe someterse a pruebas para determinar si sufre insuficiencia renal crónica.

Síntomas

Cuando los riñones empiezan a fallar, se produce una acumulación de agua y de productos de desecho en la sangre, además de otros problemas que provocan uno o más de los siguientes síntomas:

Hinchazón o entumecimiento de las manos, la cara y las piernas

Cansancio

Pérdida del apetito

Náuseas y vómitos

Disminución de la cantidad de orina

Disnea o dificultad para respirar

Hipertensión arterial

¿Qué se puede hacer si los riñones dejan de funcionar correctamente?

Durante las primeras fases de la enfermedad renal crónica, el médico tratará de frenar su progresión y la aparición de algunos síntomas mediante una dieta y medicación. Esta estrategia terapéutica recibe el nombre de «tratamiento conservador».

Más adelante, sin embargo, necesitará un tratamiento que sustituya la función del riñón.

Existen tres opciones terapéuticas distintas con las que sustituir parte de la función perdida del riñón:

El trasplante 

La diálisis peritoneal

La hemodiálisis